miércoles, 12 de octubre de 2016

Vuelvo al blog tras mucho tiempo

¡Hola, pequeños ciudadanos del globo terráqueo!



He vuelto tras más de tres años de abstinencia bloggera. Si queréis que os explique que he hecho durante todo este tiempo, pues básicamente someterme a algunos cambios que la vida me ofreció (como  todos vosotros, supongo).


No sé si lo sabíais, pero si no lo dije nunca, estuve viviendo en el pueblo al terminar mi licenciatura, y tenía muchas horas libres...así que decidí hacerme este blog...(también tengo otros más, esparcidos por ahí, jeje, pero para mí este siempre ha sido el más importante). Fue un año sabático donde me encerré a pensar qué quería hacer en mi vida. Me encontré con el problema de la crisis económica, que me hizo sentir mal, pues no podía seguir estudiando para especializarme, y seguí formándome tirando por senderos que resultaron ser lo más económicos posibles...hasta lograr tener un empleo del cual se me acabó el contrato...y desde entonces, vuelvo a la vida de parada, y consiguientemente al pueblo. 

Tras esta densa explicación, retomo mi blog, que creo que es lo que interesa. Hoy día, aún sigo dando vueltas sobre lo que hacer con mi futuro. A mí lo único que me gusta hacer en esta vida es escribir y hacer fotografías...(rodar un cortometraje, película, hacer una obra de teatro...también están en mis planes, pero para ello hace falta un buen equipo que esté de acuerdo con tus ideas, y eso, a día de hoy no es fácil, aunque lo intento) Es complicado vivir del arte en un país que por desgracia le otorga más mérito al trabajo físico, o incluso a la ciencia...(como si los de artes y letras fuésemos inútiles). 

Actualmente preparo oposiciones, pero cada vez voy decayendo más. Me imaginé siendo funcionaria, y es un plan que tengo a largo plazo, al igual que aprender programación web y diseño gráfico, o incluso mejorar mis técnicas de edición fotográfica...pero últimamente ando de capa caída...así que llevo seis meses estudiando muy poquito de esas oposiciones, pues mi energía cerebral parece que me está empujando a la loca idea de no tener jefes, esto es, montar un negocio por mí misma...y no es que yo quiera ponerme de parte del gobierno...es que pensé que sería muy satisfactorio eso de trabajar para una misma haciendo lo que le gusta...Encontrar o ajustar mi vocación dentro del propio mercado es muy complicado, pero no imposible, así que ahora ando en esas y hago lo que me gusta, como por ejemplo, retomar este maravilloso blog que escribo para todos ustedes con mucho cariño ^^ 

Sobre mi idea de emprender, he pensado muchas veces si sería mejor tener un negocio físico o únicamente por internet. He estado informándome sobre la tendencia de trabajar desde casa...Yo vivo con mis padres actualmente, y aunque mi habitación me encanta, creo que ya es hora de independizarme de una vez, porque las relaciones con los padres a una cierta edad empiezan a no ser muy sanas (de eso ya hablaremos otro día, si me lo permitís, jeje)

El gran pro que le veo a trabajar fuera de casa, es que estás en continua relación con otras personas en un espacio diseñado a medida para trabajar evitando distracciones, y la gran pega que le veo es que al estar fuera de casa, no tienes la misma comodidad...(pensemos en ir al baño, comer, ausentarnos unos instantes para hacer la compra...) En definitiva, trabajar desde casa es más cómodo...pero...¿sabéis lo que me atemoriza de todo ello? Que como sé que estoy en casa, puedo perder el ritmo y perder demasido tiempo ejerciendo mi rutina diaria...Me imagino durmiendo a deshoras, sin un estilo de vida saludable, y bajando a comprar noodles del chino todos los días por dejarlo todo para el último momento...Tendría que organizarme, y yo soy una persona bastante desorganizada...Lo que tampoco me gusta de trabajar dentro de casa es que en un momento dado puedes sentirte aislada, sin compañeros, sin nada... (#foreveralone #haha

Salvando las diferencias, he ideado lo que querría para mi futuro...¿Sabéis esos grandes espacios que salen en las pelis indies americanas que son medio casa - medio lugar de trabajo? Una gran habitación, sin apenas columnas...con un gran escritorio, pegado a la cocina, muy luminoso, muchísima madera, muy minimal, con cuadros abstractos...y con unas escaleritas que vayan directas al dormitorio...para subir solamente cuando se te abra la boca...es decir, querría una habitación gigante destinada al trabajo con los imprescindibles muebles para la vida cotidiana y una parte de arriba ideada solamente para el descanso...¿y si decidiese meter a más gente en mi vida que YO misma? Bueno...un biombo solucionaría todo...gatos, perros (¿niños? eso es pensar demasiado en el futuro) correteando por mi gigante habitación...radio, nada de tele, discos de jazz y mucho café y tonterías veganas...oh, sí...esa sería mi vida ideal...y si decidiese compartir mi vida con alguien, podría acoplarse...incluso mis amigos podrían visitarme porque sería una casa convertible, una casa tanto para relacionarse socialmente, como para trabajar y compartir ideas...¿Qué quiero decir con todo esto? Que para poder emprender lo primero es tener la idea, y lo segundo sentirse cómodo y pensar a qué se quiere uno dedicar realmente y de quién quiere rodearse...porque yo, queridos amigos, no puedo vivir sin establecer relaciones con otras personas y sin compartir ideas con las mismas ni intercambiar opiniones...si no, decidme, qué mundo más egoísta el nuestro...Estamos avanzando hacia la conexión absoluta, y este tipo de espacios son los que tenemos que crear en nuestros negocios, en nuestra vida y en nuestras relaciones  mi modo de ver...o...¿qué pensáis vosotros?
  

lunes, 27 de mayo de 2013