viernes, 15 de junio de 2012

Espías...

Has salido del túnel de la juventud para caer en el nuevo túnel de la madurez y aún así, aún así...te siguen espiando como lo hacían antes. Cámaras y personas que nos vigilan por todas partes, que están pendientes de todas nuestras acciones, que nos dicen cuál es el camino correcto...y directo hacia el éxito...
Espías, que te observan, que dirigen tu vida. 
Y por no huír demasiado, me quedé aquí... 
No puedes salir solo, no, no puedes...Los espías están ahí para buscarte, para mirarte, para criticarte...
No puedes innovar. No. Los espías no te van a dejar...
No puedes pensar. No. Los espías son demasiado aburridos para ti.
Pequeño soldadito de plomo...Huye antes de que sea demasiado tarde...Huye antes de que te consuman... 
Y, ¿qué tal si inventas un barco para huir de nuevo hacia el mundo de las fantasías? Ya no recuerdo ese mundo en el que decir tonterías todo el tiempo estaba bien...Ya no recuerdo lo que era dibujar ni escribir con algún tipo de sensación... 
Pequeño soldadito, estos espías son fríos, muy fríos...Viven en un micromundo cerrado y claustrofóbico imponiendo leyes absurdas, más absurdas que mi propio pensamiento...
¿Podríamos vernos antes de que nos transformase? Porque cuando yo sea hielo, al igual que ellos, yo tampoco sabré que decirte...tú tampoco lo sabrás...

Tan solo puedo refugiarme en el fondo de este pesado edredón y pedir en silencio que me saques de este cubo blindado...

...Puedo dormir...

...mientras tanto...

"sin histéricos sueños"



No hay comentarios:

Publicar un comentario