jueves, 28 de junio de 2012

La pantalla de mi pc

Normalmente suelo abstraerme y tumbarme en la cama, pasar las noches frente a esta pequeña pantalla que encierra tantísimas cosas. Para empezar, ya me he comido media tarrina de caramelos con la ansiedad propia de enfrentarse al blanco puro que ofrecen estos píxeles cuando en ellos no se hayan letras. 
Desde luego, es difícil sobrevivir en un pueblo muerto y vacío como este pero esta maquinota a la que mis padres odian me ha proporcionado muchas cosas buenas. Fue mi filmoteca, mi musicoteca y además mi psicóloga a la hora de plasmar escritos en redes sociales...
Esa noche de abandono, donde parecía que todas esas personas que me detestaban quisieron reírse en mi cara, con Iván Ferreiro de fondo, me puse a buscar, escritos, sensaciones, palabras...y encontré a un chico vacío y perdido. Me dejó entrar en él y yo le dejé entrar en mí y ahora no solo hemos cruzado la frontera cibernética sino que también hemos cruzado el límite de la primera mirada tímida, el límite del frío del invierno, el límite de la distancia, el límite del amor, el límite de la piel...
Nunca sabes qué puedes encontrar en la red cuando tu búsqueda es buena...Quizás el humano y la red conectados puedan resolver todas las incógnitas, incluso la incógnita del futuro. 

A Javier, que por cierto, hoy es su cumpleaños y se merece lo mejor de este mundo :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario