martes, 10 de julio de 2012

La utilidad de los objetos frente a la de los humanos

Los objetos solo nos abandonan cuando mueren, las personas pueden hacerlo en cualquier momento de su vida. 

De ahí, que seamos consumistas y capitalistas. 

Quizás sea un terrorífico miedo a la soledad...

¿Quién no ha entrado nunca a una tienda de ropa a comprar compulsivamente tras un suspenso o una ruptura? ¿Quién no ha pasado la tarde jugando a la videoconsola tras tener una encolerizada discusión con sus padres? ¿Quién no ha comprado cantidades abismales de comida tras un estrés abrumador en la ciudad? 

El consumo,simplemente, es un sucédaneo de la felicidad. Los objetos son los verdaderos habitantes. Los humanos somos más falsos que los propios objetos. Estos al menos son estáticos y quién sabe si felices.

Firmado por un humano en proceso de bolígrafo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario